el buscador
Cargando...

¡¡Un Mundo Mejor ES Inevitable!!

Roberto Juarroz el hombre, el poeta.



El día 17 de julio a las 18:00 hs. se proyectó en nuestra biblioteca el video documental de ROBERTO JUARROZ.

Idea y realización:
Ana María de la Peña
Laura Forchetti

Cámara y edición: Pablo Rodríguez

Producción y coordinación:
Taller Cómo contar historias con imágenes
Néstor Machiavelli

Auspician:
Dirección de Cultura Municipalidad de Coronel Dorrego
Cooperativa Eléctrica de Coronel Dorrego


RobertoJuarroz nació en Coronel Dorrego en 1925 en una casita ferroviaria, al lado de la estación donde su papá era jefe.
Vivió allí hasta los 10 años y con el tiempo se afincó en Adrogué.

Autor de una poesía única, toda su obra la denominó con un único título: POESÍA VERTICAL.

Su amigo, el poeta mexicano Octavio Paz, dijo que sus poemas le parecían “lo más alto y lo más hondo escrito en español en estos años”.
El argentino Julio Cortázar desde París expresó
“no nos equivocamos los pocos que nos dimos cuenta que oíamos una voz única en la poesía del siglo XX”


Mi niñez que era pan anterior a la harina.
Mi niñez que sabía que hay humos que descienden.

Roberto Juarroz



"En mi niñez en Dorrego, en aquella niñez donde mi madre me hamacaba en un árbol que todavía está en la estación y que ayer descubrimos que se llama el árbol del cielo nada menos, en mi niñez es como si se hubieran dado por anticipado todas las cosas que después iban a venir a través de los silencios, los pájaros, los horizontes, el campo, la apertura, todo eso que es irremplazable en una vida, es decir que antes de hacer el pan con la harina ya estaba hecho el pan sin la harina".





Roberto Juarroz nació el 5 de octubre de 1925 en Coronel Dorrego. Su padre Gregorio Juarroz era jefe de la estación de ferrocarril. Su madre María Balda había nacido en El Perdido.
(...)



Una red de mirada
mantiene unido al mundo,
no lo deja caerse.
Y aunque yo no sepa qué pasa con los ciegos,
mis ojos van a apoyarse en una espalda
que puede ser de dios.
Sin embargo,
ellos buscan otra red, otro hilo,
que anda cerrando ojos con un traje prestado
y descuelga una lluvia ya sin suelo ni cielo.




Mis ojos buscan eso
que nos hace sacarnos los zapatos
para ver si hay algo más sosteniéndonos debajo
o inventar un pájaro
para averiguar si existe el aire
o crear un mundo
para saber si hay dios
o ponernos el sombrero
para comprobar que existimos.




POESÍA VERTICAL [1958] 1 Una red de mirada



Era el año 1919, Dorrego estaba todavía fundándose, Gregorio Juarroz padre del poeta dejó su huella en la historia del pueblo, fue fundador y primer presidente del Club Ferroviario.





Ramón Eduardo Buontempo
Presidente actual del Club Ferroviario de Cnel Dorrego




"Ferroviario se fundó el 14 de febrero de 1919, o sea que este año se cumplieron 95 años de su fundación y entre los fundadores figura Juarroz que era el jefe de la estación. Precisamente en la sala de espera de la estación con un grupo de gente, también del ferrocarril, fundaron el Club Atlético Ferroviarios. Él fue presidente durante 10 años, hasta el año 1929 fue presidente de la institución. Era como la secretaría, pienso yo, la sala de espera del ferrocarril". (…)




Cualquier tiempo y espacio
sirve para que se encuentren nuestras manos
pero el espacio y tiempo de la noche
parecen predispuestos para eso



POESÍA VERTICAL XIV, póstuma (1997) 90 - Fragmento


26

La campana está llena de viento,
aunque no suene.
El pájaro está lleno de vuelo,
aunque esté quieto.
El cielo está lleno de nubes,
aunque esté solo.
La palabra está llena de voz,
aunque nadie la diga.
Toda cosa está llena de fugas,
aunque no haya caminos.

Todas las cosas huyen
hacia su presencia.



SEXTA POESÍA VERTICAL [1975]



María Balda, madre del poeta, nació en El Perdido, fue la mayor de seis hermanos. Sus sobrinas nietas nos traen recuerdos de familia.



María Delia Dumrauf y María de Rosario Dumrauf


María del Rosario: Nuestra relación de familia viene porque la madre de Roberto Juarroz y la madre de nuestro papá, o sea nuestra abuela, eran hermanas, eran Balda, ese es el acercamiento que tenemos. Roberto Juarroz y mi papá eran primos hermanos.


María Delia: Una foto de familia donde están nuestros bisabuelos Balda y todos los hijos, María Balda era la mamá de Roberto Juarroz, melliza con Pedro Balda, eran los hermanos mayores de la familia. Después estaban Martín Balda, Marianita Balda, Esperanza y la menor de la familia, Lorenza, que fue nuestra abuela.


Probablemente Gregorio Juarroz haya estado haciendo algún relevo, alguna situación así de su trabajo como ferroviario en El Perdido, después vivieron en Dorrego y después se trasladaron exactamente a la estación Mármol.


María del Rosario: Cuando ellos se fueron a vivir a Adrogué venían todos los veranos de vacaciones a Guisasola, tanto es así que en un diario que nosotros tenemos guardado, en una publicación sale una poesía que él escribió que está firmada y fechada en Guisasola, como que fue escrita en Guisasola.


María Delia: Tenemos el recorte del periódico guardado, sábado 14 de septiembre de 1946, el diario es El Brown, del partido Almirante Brown de donde pertenece Adrogué y el poema se denomina Nostalgia de Adrogué y al pie de la página está el nombre de Roberto Juarroz Balda, Guisasola, enero 23 de 1945 la fecha en que lo escribió



María del Rosario: Hay escritos que han quedado copias de cuando venía a Guisasola o de mis tíos o tías que guardaban esos escritos y algunos originales, con correcciones hechas a mano…
Mi mamá me comentaba que cuando venían los veranos a Guisasola enfrente a la plaza que está en la capilla, él giraba alrededor de la plaza, caminaba, caminaba todo el día alrededor de la plaza con un libro. Siempre leía y leía y daba vueltas alrededor de la plaza.



María Delia: Vino en el 90 con Laura su esposa, hizo una presentación de su poesía en la Casa de la Cultura…

María del Rosario: hay una anécdota de ese día muy importante que a mí me quedó muy, muy grabada, que vino un grupo de gente de Bahía Blanca y le trajeron de regalo un pimpollo de rosa amarillo, una flor, cuando él empezó la charla dijo que le había pasado algo en Dorrego que no le había pasado nunca en su vida, si bien había recibido muchos premios en toda su trayectoria como poeta y había sido reconocido en varios lugares del mundo era la primera vez que le regalaban una flor.




28

No existen paraísos perdidos.
El paraíso es algo que se pierde todos los días,
como se pierden todos los días la vida,
la eternidad y el amor.

Así también se nos pierde la edad,
que parecía crecer
y sin embargo disminuye cada día,
porque la cuenta es al revés.
O así se pierde el color de cuanto existe,
descendiendo como un animal amaestrado
escalón por escalón,
hasta que nos quedamos sin color.

Y ya que sabemos además
que tampoco existen paraísos futuros,
no hay más remedio, entonces,
que ser el paraíso.


UNDÉCIMA POESÍA VERTICAL [1988]
IV - 28 No existen paraísos perdidos


9

Pienso que en este momento
tal vez nadie en el universo piensa en mí,
que sólo yo me pienso,
y si ahora muriese,
nadie, ni yo, me pensaría.

Y aquí empieza el abismo,
como cuando me duermo.
Soy mi propio sostén y me lo quito.
Contribuyo a tapizar de ausencia todo.

Tal vez sea por esto
que pensar en un hombre
se parece a salvarlo.


Poesía Vertical I – 9 Pienso que en este momento



Viajamos a Adrogué para seguir tras las huellas de Juarroz.

En el año 1934 Gregorio Juarroz había sido trasladado a la estación de Mármol vecina a Adrogué. Viajó con toda la familia.



No sabemos
cuál es el último encuentro con alguien.
Cualquier encuentro
puede ser el último.
Y cualquier encuentro lo es
aunque haya otros.
También con uno mismo.


DECIMOCUARTA POESÍA VERTICAL


Por eso toda cita es improbable.
Toda cita es hacia el pasado.
Y nosotros creamos el pasado
porque sólo el pasado nos crea.



De los años en Adrogué, Roberto Juarroz nos cuenta que fue completando sus estudios primarios y secundarios, tuvo algunos encuentros decisivos en el amor, el sentimiento, religios0 y la poesía. Su padre murió de cáncer pulmonar entre sus brazos.

Respiré la muerte, dice Juarroz.

Tuvo su primer trabajo a los 17 o 18 años como bibliotecario en el Colegio Nacional de Adrogué allí conoció a Laura Cerratos, su compañera por más de 30 años.

Desde Adrogué viajamos a Temperley. Caminamos por el viejo empedrado que nos lleva a la casa donde vivió Robeto Juarroz junto a Laura. Nos encontramos con ella y nos cuenta momentos y pensamientos de la vida del poeta.



Foto: Laura Cerratos y Roberto Juarroz


"Yo lo conocí como bibliotecario del colegio donde trabajaba, donde yo estudiaba y él trabajaba. Yo tenía 18 años.

Él era de la idea de que uno debe tener un modus vivendi, un trabajo, que le deje independencia y soltura para dedicarse a lo que realmente desea. Roberto dirigía una carrera de la Facultad de Filosofía y Letras y fue el creador de esa carrera junto con Josefa Sabor, bueno, ella primero pero él fue uno de los que siguieron su trabajo, cambiaron todos los planes, hicieron algo con un sentido mucho más filosófico si se quiere, pero era la misma persona. Era él, el poeta que lo hacía.

Él decía en sus fragmentos en prosa «Piensa el sentimiento, siente el pensamiento»”




55

Un amor más allá del amor
por encima del rito del vínculo,
más allá del juego siniestro
de la soledad y la compañía.


Un amor que no necesite regreso,
pero tampoco partida.
Un amor no sometido
a los fogonazos de ir y de volver,
de estar despiertos o dormidos,
de llamar o callar.

Un amor para estar juntos
o para no estarlo,
pero también para todas las posiciones intermedias.

Un amor como abrir los ojos.
Y quizás también como cerrarlos.


QUINTA POESÍA VERTICAL [1974]
55 Un amor más allá del amor



Le preguntamos a Laura sobre la poesía de Roberto Juarroz...



"Él hablaba de poesía del pensamiento. La filosofía no era algo que me atrajera mucho para definir la poesía, entre otras cosas porque la filosofía es sistemática y la poesía no lo es. Porque él no creía en la biografía, él creía que la obra debía destacarse, separarse de la persona que la escribía, que tenía que sostenerse por sí misma, ni tener él el protagonismo, digamos, como el creador de eso.

No le daba mucha importancia…"





36

Vivir es irreal.
Es como soplar unas plumas
sobre la palma de la mano.

Pero hay varias clases de irrealidad.
Y esa mano gira a veces
y nos devuelve el soplo.


Séptima Poesía Vertical




"...él demoró bastante en publicar su primer libro, fue alrededor de los 35 años, no es lo que se suele acostumbrar, o sea que había tenido tiempo para reflexionar y para descartar, sobre todo descartar mucha obra que no le satisfacía.
Claro que de alguna manera ya hay como un pensamiento imaginado o una idea imaginada de lo que debiera ser para él la poesía; (…) nunca tuvo vacilaciones con respecto a eso porque era lo que él necesitaba como escritor, como poeta lo que él necesitaba expresar. Él demoró mucho en decidirse a publicar y eso también surgió como una necesidad, no es que, bueno, tengo estos poemas los voy a publicar".





Corto los hilos
de la mirada con que te miro
y empiezo a tejer con ellos
la pasión de mirarte
allí donde no estás.

Por eso, algunas veces,
te veo más en tu ausencia que en ti.


Poesía vertical II




"No sé si dijo voy a ser poeta, pero sí se sintió atraído por eso, se atrevió a tomar ese camino y lo siguió, fue fiel a eso… no creo que haya sido un propósito, fue algo que se le fue imponiendo a él, ese lenguaje se le fue imponiendo a él, no él al lenguaje. Un destino no es algo que uno se propone, un destino es algo que se le impone."





44

Me doy vuelta hacia tu lado
en el lecho o la vida
y encuentro que estás hecha de imposible.
Me vuelvo entonces hacia mí
y hallo la misma cosa.

Es por eso
que aunque amemos lo posible,
terminaremos por encerrarlo en una caja,
para que no estorbe más a este imposible
sin el cual no podemos seguir juntos.


(Para Laura otra vez, mientras nos acercamos)



Poesía Vertical X, 44




14

No es suficiente levantar las manos.
Ni tampoco bajarlas

o disimular esos dos ademanes
con todos los ajetreos intermedios.

Ningún gesto es suficiente,
aunque se vuelva inmóvil como un desafío.

Sólo queda una postura disponible:
abrir las manos
como si fueran hojas.


Undécima Poesía Vertical




88

No hay regreso.
Pero siempre queda un viaje de vuelta
hacia ciertas cosas anteriores,
que ya son otras
y sin embargo nos llaman
con un signo
similar al de antes.

Nada cambia del todo.
Lo que no cambia
en aquello que cambia
saluda nuestro viaje hacia atrás,
celebra lo que no cambia en nosotros,
su abismal permanencia en el fondo,
su intemporal fidelidad.

Hay pétalos que no abandonan a la flor.
Ni cuando se marchita.


Decimocuarta poesía vertical (82) (Póstumo)



La biblioteca de la Cooperativa Eléctrica de Coronel Dorrego se llama Roberto Juarroz.




"La poesía tiene un peso propio y concreto, como todas las cosas sobre la tierra, pero la ley de gravedad propia de la poesía, de ésta expresión…, no involucra sólo una fuerza hacia abajo . como el peso de las cosas, la poesía experimenta también una gravedad, una atracción hacia arriba, experimenta una doble ley de gravedad.

Esto es lo que yo he tratado de decir con aquello de poesía vertical."





Si los dioses existieran
solo un dios que hubiese caído
podría sostener al hombre
Como solo un hombre que cae
podría sostener a un dios


Fragmento XIII, 25


22

El gesto de la mano
cuando intenta escribir
crea a veces el pensar,
crea la imagen
que después mueve la mano.

Un gesto también crea el amor,
que después crea otros gestos
y algo más que hay debajo.

El autónomo idioma de los gestos
parece un calculado azar
para despertar las latentes esperas
que habitan en el fondo de todo.

También el árbol es un lenguaje de gestos
donde se unen el azar y la complicidad del árbol
para que caiga una hoja.


Duodécima poesía vertical- 22



De la conferencia que dio el poeta en el año 1990 recordamos algunos conceptos



“El poema cumple una rara función en un mundo como éste, cumple la función de ponernos delante una presencia, cómo es eso, es una presencia distinta, algo que no estaba, algo que ahora está y que en el instante en que lo recibimos, actúa en nosotros haciéndonos sentir que estamos un poco menos solos, un poco menos abandonados en el mundo.

Yo creo que la poesía es ese lenguaje que no conocemos.

La poesía es el lenguaje que abre la visión de la realidad.

Que es encontrar belleza en las cosas elementales, en una hoja del árbol, en un reflejo en la pared, en un día claro como el de ayer.

Vivir ese infinito real es no perder la vida, es la vida que no se nos va a volver a repetir y que también es primera y última, como cada día, como cada hora, como cada minuto.


Esta rosa que me han traído de Bahía Blanca es la primera rosa que yo recibo".






23

Mi mano acaricia tu sueño.
Y para mejor acariciarlo
se convierte ella también en sueño.

Pero entonces tu sueño
se convierte en una mano,
para poder corresponder a esa caricia.

¿El amor será siempre
el cruce de una mano que va
y otra mano que vuelve?

¿O será solamente
el paso de dos sueños que se cruzan?


Duodécima poesía vertical




"Valery dijo alguna vez: Un poema no se termina.

Yo pregunto:

¿Hay alguna cosa humana importante que realmente se termine?
¿Hay alguna vida de hombre que esté terminada en algún momento?
¿Hay algún amor que se complete del todo?
¿Hay alguna línea para el hombre debajo de la cual pueda hacer realmente la suma?

Un poema no se termina, se abandona."






Mi niñez que era pan anterior a la harina,
mi niñez que sabía que hay humos que descienden,
voces con las que nadie habla,
papeles donde el hombre está inmóvil.

El fondo de las cosas no es la muerte o la vida.

El fondo es otra cosa que alguna vez sale a la orilla.


Roberto Juarroz







Roberto Juarroz
el hombre, el poeta.




Idea y realización:
Ana María de la Peña
Laura Forchetti

Cámara y edición:
Pablo Rodríguez

Producción y coordinación:
Taller Cómo contar historias con imágenes
Néstor Machiavelli

Colaboración y participación de:
Laura Cerrato de Juarroz
Hugo Juan de Cos
Carlos Trotti y señora
Pedro Claverie Nondedeu
Lucas Beneyto
Ramón Buontempo
Néstor Ángel Fernández
María Delia Dumrauf
María del Rosario Dumrauf
Mariela Pérez Palma
Nora Di Paola
Eliset Nondedeu

Club Ferroviario Coronel Dorrego

Escuela Secundaria Nº 3 de El Perdido
Alumnos:
Braian Farret
Sabrina Moyano
Sofía Aguirre
Micaela Aguirre
Esteban Albizu
Damaris Pereyra
Fernando Tello
Marianela Arana
Profesor:
Mónica Strasser

Participantes del Taller Literario El árbol del cielo
Ángela López
Silvia Palacio
María Julia Abad
María Gloria Lagleyze
Isabel Brito
Marisol Loydi
Marga Van de Wiel

Archivos:
Material fotográfico de Mariela Pérez Palma
Homenaje a Roberto Juarroz, Buenos Aires, 1994
Estación Ferroviaria de Coronel Dorrego, 1993

Audio conferencia de Roberto Juarroz en Coronel Dorrego, 1990

Video familiar de Catalina Trotti, Estación Ferroviaria de Coronel Dorrego, diciembre 2000

Música:
Good Soldiers ‘Don’t cry wesley krauss’
Emeterio Fragoso León ‘Poemas para Guitarra’
Nicholas Petrou ‘La Catedral’

Flyer
Jairo Andrés Galvis Castañeda

Auspicia:
Dirección de Cultura
Municipalidad de Coronel Dorrego
Cooperativa Eléctrica de Coronel Dorrego

Coronel Dorrego 2015




Taller Cómo contar historias con imágenes
Néstor Machiavelli






Taller Literario El árbol del cielo
Laura Forchetti





¡¡Gracias!!


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2012 www.reinventaweb.com

Garabatos sin © (2009/2017) | Analía Alvado

Ilustraciones Alex DG© y Daniel Caminos