¡¡Un Mundo Mejor ES Inevitable!!

Érase una vez en "El Perdido"...




¡¡Kilómetros de historias!! (12ª Maratón Nacional de Lectura)

Por su incondicional compañía.

"Homenaje a los personajes literarios que trascendieron las páginas de los libros."

Y ahora,
¡¡A leer y a jugar!!


Invitado Nº 1:


Martes de cuento, Barcelona, España.



¡¡Alarma!! ¡¡Noticia urgente!!
¡Se ha secado una de las fuentes de cuentos!

Hacemos un llamamiento urgente a todos los habitantes de la Isla Imaginada para que nos ayuden a solucionar este grave problema.

Mañana, hoy o ayer, a cualquier hora (en la Isla Imaginada siempre es cualquier momento), hemos recibido en la “Central de Bienquecuentas” el pensamiento de socorro de una de nuestras corresponsales en Argentina:

Con todo dolor informo,
para que pongan remedio,
que se ha secado la Fuente
que brotaba en “El Perdido”
¡¡Por favor, manden ayuda urgente
antes de que sea demasiado tarde!!

Hemos enviado a “Caperucita”, una de nuestras especialistas en cruzar bosques peligrosos, para que investigara y, según le han dicho, el problema se detectó hace ya un tiempo cuando, una mañana, al atrapar la bibliotecaria uno de los ejemplares de “El Gato con Botas”, notó que al Gato se le había hecho un agujero enorme en la bota derecha.

Se procedió a fumigar a fondo todos los libros con “Mitologix extraforte” porque, por la forma del agujero, se sospechó que podía tratarse de algún tipo desconocido de papirolemínidos tomonalis, aunque este tipo de gusanos devoralibros es muy raro en Argentina.

El problema no se solucionó. Al día siguiente, justo cuando se cumplían 100 años del maleficio, se pudo constatar que “La Bella Durmiente” seguía durmiendo.

Se examinó el resto de cuentos: “Hansel y Gretel” seguían en casa del ogro, “El patito feo” seguía siendo feo y en el jardín de Juan no crecían “Las habichuelas mágicas”.

Fue entonces cuando quedó claro que el verdadero problema radicaba en que los habitantes de aquel lugar habían dejado de leer. La Biblioteca Popular “José A. Guisasola” de “El Perdido”, Argentina, estaba completamente vacía.

¡No podemos permitir que una de las fuentes más importantes de cuentos se seque! Y precisamente, en “El Perdido”, por la que brotan todos los cuentos que empiezan diciendo “En un lugar muy lejano…”, “Lejos, muy lejos…”, “En un remoto lugar…”

Tenemos que conseguir que todo el mundo vuelva a leer o esa clase de cuentos desaparecerá sin remedio.

¡Hay que trabajar en equipo! Cocinaremos “La sopa de piedras” para conseguirlo.

¿Alguna idea?

- Los atamos a la silla y les contamos cuentos un día entero.
- ¡Organicemos una maratón de cuentos!
- ¿Y qué tal un concurso de cuentos que empiecen por “En un perdido lugar…”?
- ¡Tenemos que plantar cuentos! Que todo el mundo entierre uno en el jardín de su casa y, en poco tiempo, crecerá un bosque entero.
- Lo mejor será visitar “Martes de cuento”, que allí cada martes hay una historia nueva. Podemos pedirles a los de Bibliopeque que la lean y después que ayuden a los niños a entender lo que han leído. Pueden hacer dibujos, cambiarle el final… ¡Y que escriban cuentos! ¡Muchos cuentos! Y que los envíen a “Martes de cuento”.

¡Qué gran idea!

Ahora mismo pondremos un gran letrero para que todos los habitantes de “El Perdido” lo sepan. ¡Si todos nos ayudan, la fuente volverá a brotar!

¡¡NECESITAMOS AYUDA URGENTE
PARA QUE LA FUENTE DE LOS CUENTOS
DE “EL PERDIDO” NO SE SEQUE!!

PARA COLABORAR, ENTREN EN LA WEB DE:
- BIBLIOPEQUE
- MARTES DE CUENTO
O ACÉRQUENSE A LA
BIBLIOTECA POPULAR “JOSÉ A. GUISASOLA”

 MARTES DE CUENTO en EL PERDIDO


Invitada Nº 2:


Claudia De Ángelis, Buenos Aires, Argentina.


La biblioteca dice:

Después de las mil y una noches que pasé con mis ojos abiertos tratando de vislumbrar una salida para recuperar mi desgarbada y olvidada figura de Biblioteca de pueblo, se me ocurrió abrir las puertas a un flautista improvisado que había llegado de Hamelin con la garantía de llevarse con su música afinada a los ratones que sin piedad me habían ocupado casi un cuarto de mi cerebro, mis estantes para que me entiendan.

Algo desconfiada lo dejé pasar. El único que no huyó con su melodía fue el fiel Don Pérez que lejos de comer páginas de libros guardaba entre ellos las piedras preciosas conocidas como: molares, muelas, incisivos que los niños perdían esperando su recompensa. Cansada de mi obstinación por querer volver a ser aquel lugar importante al que chicos, maestros y padres visitaban, me propuse trabajar duro, había escuchado un rumor que me motivaba a cambiar mi aspecto. En el pueblo de “El Perdido” se convocaba a una maratón de lectura y yo no quería perder mi protagonismo por nada del mundo.

Vieja como estaba, pedí consejos al Mago de Oz que por supuesto me hizo prometer cosas para ayudarme…busqué al soldadito de plomo, sabía que sus amigos podrían ayudarme a reflotar los estantes con la artillería necesaria para mantenerme en pie. Ni lenta ni perezosa recordé que luego del escarmiento el lobo feroz de los tres cerditos esperaba por amigos, así que le propuse soplar fuerte pero esta vez para hacer volar por los aires el polvo que se había depositado en las tapas de mis prestigiosos libros. De tan fuerte que sopló las princesas no necesitaron el beso de amor de sus príncipes y se despertaron de un susto.

La bella durmiente me ayudó trayendo las flores que su madrastra, Maléfica, había cultivado para ella. Estaba segura que aquel aroma cautivaría a todos los que quisieran visitarme…. Y ni les cuento de Cenicienta, ella aún vestida de princesa me ayudó a limpiar hasta el último rinconcito de mi cerebro, perdón de mis estantes para que luciera bella y delicada.

Por su parte Caperucita y Blanca Nieves unieron sus dotes: Caperucita me llenó de dulces para que los niños mientras buscaran los libros se deleitasen comiendo y Blanca Nieves junto a los siete enanitos terminaron de ordenarlo todo, al ser pequeños podían entrar donde muchos no lo lograban.

Cuando todo estaba por terminar Peter Pan y Campanita me sorprendieron y con los polvitos mágicos lograron lo que nadie había logrado: Dejarme brillante, atractiva y elegante.

Alegre y feliz mi corazón sonrió tanto que sin quererlo Platero que me miraba desde un alto estante compartió mi felicidad.

Ahora sí estaba preparada para el gran día, ahora sí me sentía la Sra. “Biblioteca”. No quise recordar por qué me habían abandonado, no quise que la tristeza le ganara a la alegría. Respiré hondo y me convencí de todo, la lectura era lo único que nos salvaría, quien lee puede volar, sentir, soñar, puede imaginar un mundo mejor, un momento único, un instante que no se olvida…eso me pasó a mí…un día imaginé que sería quien debía ser y lo logré, ahora solo resta que todos vengan a visitarme y ganemos la maratón de lectura… ¡imaginémoslo para lograrlo!
 MARATÓN DE LECTURA en EL PERDIDO

Y ahora,
¡A leer Poemas!


Invitado Nº 3:


Alejandro Marcelo Guarino. Rosario, Argentina.


 BATIPOEMA en EL PERDIDO

BATIPOEMA, por Ale

Batman, Robin, Supermán,
se fueron a Tucumán
a buscar unas pastillas
para Mujer Maravilla.

Del costado del camino
saludaron al Pingüino
quien, arriba de un camión,
viajaba con el Guasón.

Con pijamas y chancletas,
en la batibicicleta,
comiendo empanadas ricas,
pedaleaba Batichica

y, con un chocolatín,
en batimonopatín,
Flash, iba muy apurado
como viaja a todos lados.

Alfred, siempre diligente,
con su grueso par de lentes,
para hacer budín de moras,
llevaba la batidora.

Cuando los chicos los vieron
¡¡Qué contentos se pusieron!!!
y les armaron, con maña,
un batimóvil de caña.

Pero, al ir a la farmacia,
¡¡ Oh, Batman, Santa desgracia!!
De esas pastillas no había
pues, las compró Bruno Díaz.

Mujer Maravilla dijo
tranquilos, yo no me aflijo.
Adentro de mi cartera
hay caramelos de pera.

Y, todos, en San Miguel,
festejaron a granel
y el poema se durmió
porque batiterminó.


Ilustración: ©crost92-Cody Patrick Rostron
 BATIPOEMA en EL PERDIDO

¡¡Leemos 2 +!!

Poema:
CUENTOS
por Ale
Mienten esos que me acusan
de que soy un chico bobo
porque, a veces, salgo y grito:
“¡Cuidado que viene el lobo!”

Que digo muchas mentiras
y, con eso, soy feliz
porque si te digo una
crece un metro mi nariz.

Que para volver a casa
y, a pesar del qué dirán,
para encontrar el camino
tiro miguitas de pan.

Que estoy demasiado gordo
y, eso sí es un disparate,
porque dicen que comí
tres chalets de chocolate.

O cuando estoy muy dormido
y nada me despereza,
solamente me despierta
el beso de una princesa.

Porque los grandes no entienden
que a pesar de que lo intento,
no puedo dejar de ser
lo que me dicen los cuentos.
POEMITA CHIQUITO GRANDE
por Ale
En una cercana charca
que queda bastante lejos
vive una ranita triste
que siempre está de festejo.

Tiene unos ojos muy negros
que son medio verdecitos
y vive en un árbol grande
que es bastante chiquitito.

Le gusta desperezarse
cuando la mañana es bella
y, con sus patas de rana,
se asoma a contar estrellas.

En los días de setiembre
(que suelen ser en enero)
saca a pasear a su gato
que ladra como un cordero.

Tiene una sonrisa feúcha
de todas, la más hermosa,
la enamoran los claveles,
por eso se compra rosas.

Como no sabe leer
Ranita, mil libros tiene,
y, por ser muy solitaria
siempre, a verla, amigos vienen.

y en su gran mesita, hay
cosas más que necesarias
porque, aunque sea muy pobre,
ella es súper millonaria.


Espero que les agrade, seguimos en contacto, sigo trabajando. Gracias por obligarme a ser chico de nuevo. Un abrazo,
Ale



Invitada Nº 4:


ALIBRUJI. Navarro, Pcia. de Buenos Aires, Argentina.



DISPARATES EN EL PERDIDO

Me contaron que una bruja ha aparecido
en un pueblo que se llama El Perdido.
¿Habrá viajado sola
arriba de su escoba?
¿O fue el Gato con Botas escondido?

Si acaso la acompaña en este viaje
le pagará en maullidos el pasaje.
¡Qué gato bien vestido,
gentil y divertido!
¡A ese lugar le harán loco el paisaje!

¡Ojalá que vayan a la biblioteca
y que hagan allí sus morisquetas!
Que prueben sus hechizos
los grandes y los chicos…
¡Que se animen a volver en bicicleta!

 ALIBRUJI en EL PERDIDO


Última Noticia

La biblioteca en este momento está preparando las actividades para participar en la 12.ª Maratón Nacional de Lectura de Fundación Leer.

El día de la Maratón, simultáneamente en diferentes puntos del país, miles de niños, jóvenes y adultos comparten diversas actividades vinculadas como lecturas en voz alta, relatos orales, obras de teatro y títeres basadas en textos literarios y diversos juegos en torno a la lectura.




 Biblioteca Popular  José A. Guisasola Biblioteca Popular José A. Guisasola Biblioteca Popular José A. Guisasola Biblioteca Popular  José A. Guisasola


¡¡Gracias por jugar!!




4 comentarios:

  1. Genial!!!!!!!!! sorprendente como siempre!!!!!! Gracias!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Analía, por permitirme ser un personaje de la historieta de la vida. Muchas, muchas gracias

    ResponderEliminar

 

©Copyright 2012 www.reinventaweb.com

Garabatos sin © (2009/2017) | Analía Alvado

Ilustraciones Alex DG© y Daniel Caminos