¡¡Un Mundo Mejor ES Inevitable!!

Érase una vez en la Biblioteca Popular “José A. Guisasola”. Por María del Mar, Flavia y Claudia.



Siempre me gustó visitar las bibliotecas, esos lugares llenos de libros que huelen a un tiempo perdido capturado entre sus páginas.

Cuando era pequeño solía pasar días enteros en la biblioteca de mi pueblo. Una vez mientras me encontraba sentado en el piso, ocurrió algo que en aquel momento supuse mágico. Tenía ganas de leer y busqué el libro más grande y pesado, ese que parecía escondido en un estante y que había llamado mi atención. Leí su portada, recuerdo que decía “Cuentos Clásicos”

Me detuve en el título. Sumido en la lectura y casi sin darme cuenta, algo llamó mi atención. Los personajes comenzaron a cobrar vida delante de mis ojos y se escapaban de las páginas interactuando entre ellos contándome historias. Extasiado sin comprender me pregunté en silencio si eso que mis ojos veían sería cierto. La respuesta no tardó, era concreto y tangible. Aquel día pude percibir con mis dedos la delicada capa roja de Caperucita y el pelo áspero del lobo.

Fugazmente vi como Don Quijote se escondía detrás de un estante jugando a las escondidas con Rapunzel, mientras Peter Pan y Campanita los miraban alegres desde lo alto.

El abuelo Ernesto leía el diario sentado cómodamente en un sillón y la abuela Cora parecía una narradora de lujo para sus nietos que la miraban asombrados y sin pestañar. En otra mesa estaba José; el vecino de la esquina que siempre leía libros de dinosaurios, y una niña con moño azul que buscaba información para la escuela; Gonzalo y su hermano leían historias de terror.

Tan entretenidos estaban todos que ni cuenta se dieron que andaba por ahí la bailarina revolviendo todo en busca de una historia increíble para contarle al Cascanueces.

También andaban ratones, pero no eran habitantes de la biblioteca; eran los que seguían la música del Flautista de Hammelin, quien se distrajo por un momento escuchando la historia que leía la bailarina; olvidando sobre una silla a su flauta.

Todos andaban por ahí como si fuese su casa, y claro que lo era; aparecían entre los libros, detrás de las estanterías o mezclándose entre la gente, y yo no podía creer que estuvieran ahí.

Fue una tarde maravillosa, inolvidable por eso cada vez que puedo vuelvo a la biblioteca a buscar el mismo libro esperando que la magia aparezca. Me siento en el mismo lugar y espero que aquel momento vuelva a repetirse. Me olvido de todo, hasta de mi edad, sólo espero que los personajes de aquellas historias vuelvan a sorprenderme, como cuando era un niño.


FIN

María del Mar, Flavia y Claudia

 KILÓMETROS DE HISTORIAS EN LA BIBLIO EL PERDIDO
Punto de partida:

1. El 31/08/14, desde Azuqueca de Henares, Guadalajara, España, María del Mar Pérez López (Ada de Alkar) envió el dibujo.
2. El 03/09/14, en El Perdido, partido de Coronel Dorrego, Pcia. Buenos Aires, Argentina, Flavia Rago escribió el cuento.
3. El 05/09/14, desde Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina, Claudia De Ángelis despachó la corrección del texto.



❤ ¡¡Gracias!! ❤



¿Quién más se anima a jugar?


3 comentarios:

  1. Que lindo Ani!!!!!!!! Y hoy es el día de la Biblioteca!!!!! Que bello homenaje gracias miles por este trabajo compartido....muestra de que la distancia no existe cuando una propuesta llega al corazón!!! Nada importa, sólo los hilos que se nos mueven dentro para coser historias como estas! Feliz de ser parte de todo el proyecto!!! Felicitaciones....!

    ResponderEliminar
  2. Ahhhh qué bien contada la biblio de mi pueblo...gracias....Es exactamente lo que yo siento cuando me busco un rinconcito y conecto la compu...empiezan a abrirse los libros y empiezan a salir personajes desde sus páginas.....No hay fronteras para la magia....Abrazos de Luz desde este lado del Atlántico,,,,

    ResponderEliminar

 

©Copyright 2012 www.reinventaweb.com

Garabatos sin © (2009/2017) | Analía Alvado

Ilustraciones Alex DG© y Daniel Caminos